RSS

Archivos Mensuales: agosto 2012

Enamorada

Qué bonito es el amor.

El verano es la mejor época para enamorarse? Pues no lo sé mire usté, porque no me había pasado nunca, de mi ex (el galápago) no me enamoré, me enamoré de su cuenta bancaria, del tren de vida, de las comodiades, de la vida fácil.

Tengo que exceptuar esos amores de juventud, las primeras citas. Pero aquello no es como ahora, no así, aunque sí estan aquellas mariposas…

Tengo mariposas en el estómago y murciélagos y todo tipo de voladores y tengo tantos que hasta me duele, y voy con la sonrisa perpetua en la cara y no me entero de lo que hago y solo pienso en él y hasta sé a qué huelen las nubes 😉 Y también tengo miedo, tengo miedo de que él tenga miedo (que ironía).

Me gusta todo de él, su cuerpote de oso, sus manos, sus ojos, cómo me mira, cómo me toca, cómo me habla, su forma de caminar, su risa (y otras cosas que estaría feo decir jajaja) Y se lo digo y me pregunta por qué?, por qué me gusta tanto? Hasta esa inocencia me gusta.

Y me paso el día entero pensando en él y no puedo comer y no puedo dormir… Y deshojo margaritas mentales, me llamará, no me llamará… Llámame… no hay margaritas en verano…

QUÉ BONITO ES EL AMOR 🙂
QUÉ BONITO ES ESTAR ENAMORADA 🙂

 
 

El 27

Cuando salimos de la oficna, mis compañeras y yo cogemos el 27, que baja hasta Nuevos Ministerios, en este autobús puede pasar de todo, como esta historia que os voy a contar y que me sucedió un día cualquiera, de tantos.

Como os digo, salíamos de la oficina y montamos en el 27 como todos los días, íbamos hablando tranquilamente cuando oigo:

– Begoña?

Me giro, veo a una chica mirándome y me dice otra vez:

– Begoña? Eres tú?

Cara de circunstanscias, no perdiendo la sonrisa por si acaso, pero no tengo ni idea de quien esta tia, además estoy segura de que no la he visto en mi vida. Contesto:

– Siiii. Holaaaaa (dientes, dientes, no pierdas la sonrisa)

– No sabía si eras tú o no que guapa estás, además como ahora eres rubia….

Dios mio quien es esta mujer?

– Pues si, fijate me he cambiado el color de pelo, estaba cansada del rojo (sonrie sonrie)

– Que tal? fijate que pequeño es Madrid que nos vamos a encontrar en el autobús.

– Sí, qué casualidad (ay señor quién esta chica? porque conocerme me conoce)

– Trabajas por aqui?

– Pues mira sí, un poco más arriba. tu que tal nena? (no sé como mierda llamarla…)

– Ay pues yo muy contenta porque me han ascendido en el trabajo, ahora soy jefa de equipo

Ufff si no tengo ni puta idea de quien es ella como para saber donde trabaja, el caso es que por lo que me dice tendría que saberlo y estoy en blanco… no, lo siguiente.

– Como me alegro reina (sustituimos nombre por formula cariñosa, no pierdas la sonrisa…)

– Sí, la verdad es que ha sido toda una sorpresa y me da un poco de miedo la responsabilidad.

– Claro claro, pero estoy segura de que irá bien, verás

– Oye Bego que no te he llamado porque no he tenido tiempo este mes, con esto del ascenso y tal.

Ostias! tiene mi teléfono?. Madre mía esto es más grave de lo que yo pensaba, quién carajo esta mujer? Debe de conocerme y bien además porque tiene mi número… Ufff que sudores, sonríe sonríe… La cabeza a mil, puedo notar las neuronas buscando información, quién es, quién es….

– Bueno no te preocupes guapa, ya entiendo que no has tenido tiempo, pero ya me llamarás y nos veremos, no te preocupes (dientes, dientes)

– Claro, te prometo que el mes que viene busco un huequito, te llamo y quedamos.

– Vale nena como quieras, no te preocupes, cuando tengas tiempo.

Toda la conversación transcurre de manera natural, con mis neuronas echando humo intentando ubicar a esta chica. Llega la parada nuestra, que resulta que es la suya también, bajamos…

– Bueno pues me alegro de verte, voy a casa que me estará esperando mi madre a comer. Me ha encantado verte, te llamo…

– Si reina y a mí, no te preocupes ya buscaremos la ocasion (cuando sepa quién eres), yo voy al tren.

– Chao

– Chao

Uffff que situación tan extraña, quien narices es esta chica?. Les digo a mis compañeras, no os lo vais a creer pero no tengo ni pajolera idea de quién esta mujer, ellas alucinadas me dicen: No?, joder pues parece como si os conocierais de toda la vida. Y yo: pues claro, me ha hablado como si fueramos íntimas y me ha dado cosilla decirle, nada hija que no tengo ni puta idea de quién eres, la hundo a la pobre. Así que he disimulado lo mejor que he podido, jeje. Si si, pues no se te ha notado nada guapa, me dicen.

De camino a casa voy pensando, qué cosas me pasan, tengo que averiguar quién es esta chica o me voy a volver majara, tendré lagunas mentales?… Que angustia oye…

Al final resultó ser una antigua alumna del colegio, que me conocía a través de Facebook y que tenía mi teléfono porque fui coordinadora de uno de los encuentros de antiguos alumnos y mi teléfono se puso en la pagina del evento para la confirmación de asistencia… Un alivio 🙂

 

 

 
2 comentarios

Publicado por en agosto 28, 2012 en Mi modo de ver las cosas

 
Minientrada

Esto que os voy a contar ahora ocurrió de verdad, no me lo he inventado ni es un chiste del club de la comedia, no hay mejor comedia que la vida misma y a veces somos espectadores de cosas como esta sin buscarlo.

 

Veréis, estaba yo un día en la sala de espera del médico, ya sabéis que las salas de espera tienen máquinas expendedoras de bebidas y cafés y otras cosas varias. Pues bien, sentada haciendo tiempo a que me tocara el turno de entrar a ver a mi doctora, había allí, en las sillas de al lado de estas maquinitas, una familia gitana que armaba mucho ruido y claro está llamaron mi atención.

 

Transcribo el diálogo tal y como lo escuché, porque no tiene desperdicio:

 

– Oooooyes sácame una laaaata de la maaaquina.

– Cuaaala?

– Pues una laaaaata

– Una lata, pero cuaaaaaala?

– Primo pos una laaaata

– Que sí! una lata, pero cuaaaaaala?

– Pos cualisea cualilaaaaata.

 

Jejeje ahí lo dejo…

Casi me meo de la risa 🙂

La lata

 
1 comentario

Publicado por en agosto 27, 2012 en Mi modo de ver las cosas

 

Cuando estaba gorda

He perdido 16 kilos.

Aun a riesgo de parecer un testimonio de los anuncios de teletienda: PIERDA PESO SIN ESFUERZO!!!, es cierto, he adelgazado mucho y eso me ha traído muchas cosas buenas(sobretodo en cuestiones de salud, porque de hombres seguimos igual…) y me ha quitado algunas ventajas de cuando estaba gorda.

Recuerdo la primera vez que me cedieron el asiento en el tren pensando que estaba embarazada, se me quedó una cara… no me senté, le dije al caballero en cuestión: no no, muchas gracias estoy bien, que el pobre hombre pensaría… que tía mas rara, embarazada de gemelos por lo menos y dice que está bien. Yo al principio no caí en la cuenta de por qué me cedía el asiento, aunque tardé dos minutos en darme cuenta, cuando vi mi reflejo en el cristal de la ventana y me pasé el viaje entero colorá como un tomate y tratando de no mirar al chico del asiento. Pero esto como digo fue la primera vez, a partir de ahí cada vez que alguien se levantaba de su asiento para cederme amablemente el sitio yo me sentaba y pensaba.. que coño! por lo menos hago el viaje agusto (sonriendo de oreja a oreja y riéndome yo solita para mis adentros). Esa era una ventaja de la que ya no disfruto y es una pena porque el tren viene siempre lleno hasta la bandera. Estar gorda tenía otras ventajas también, como que te dejaran colarte en la cola del supermercado (confundiendo siempre la gordura con un embarazo gemelar), en esas ocasiones yo ponía cara de “ufff gracias majo, si no me dejas pasar voy a romper aguas aquí mismo” jeje.

También ha habido ocasiones en las que no ha sido tan agradable, porque la gente es meticona y a veces tiene muy mala baba. Yo siempre he tratado de llevarlo con humor. Un día iba con mi hermana mayor paseando por la calle, íbamos hablando tranquilamente y yo estaba fumándome un cigarro cuando nos paró una señora, me puso la mano en la barriga (a mi se me salían los ojos de las cuencas os lo juro) y me dice muy seria: “no deberías fumar en tu estado bonita”. Mi hermana casi la mata, le dijo de todo y yo no sabía si reir o llorar. Una situación dantesca… Claro que creo que a la señora se le quitaron las ganas de por vida de parar a nadie por la calle sin conocerlo y meterse en camisas de once varas.

De todas formas no todo el mundo es tan sutil y a veces dicen las cosas de una forma que hiere en el alma del gordo en cuestión, como cuando te encuentras a una vecina a la que hace años que no ves y te suelta: “uy Bego que gorda estas no?”, a todas esas personas habría que decirles que primero se miren ellos por dentro y por fuera y después de un análisis objetivo de su persona, si les quedan ganas, opinen sobre la gordura de los demás.

Ahora gozo de otras ventajas, me puedo comprar ropa en las tiendas a las que van mis hermanas, podemos ir juntas, probarnos y comprar (lo de las compras es mi perdición) Quepo sin problemas en todas las atracciones de feria, ya no soplo al atarme los cordones y no tengo porblema para comprarme ese cinturón estupendo que vi ayer por la tarde en las rebajas 😉

Y, aunque no he llegado aún al mundo de los flacos, estoy en ese estado intermedio del que goza la mayoría y como no se destaca con falsos embarazos gemelares recurro al buen humor y la sonrisa para sobresalir de la paleta de grises 😉

Así que… queridas gordas y gordos del mundo: lo de que la belleza real está en el interior no es un tópico para que nos sintamos mejor, es una verdad como un templo, utilizad vuestro envoltorio corporal en vuestro propio beneficio y disfrutad de la vida 🙂

 
1 comentario

Publicado por en agosto 27, 2012 en Mi modo de ver las cosas

 

Mi amiga Laura

Tengo la suerte de conocer a muchas y muy variadas personas y de cada una de ellas aprendo un poco, cada una aporta algo en mi vida y en mi existencia, una de estas personas es mi amiga Laura. No sé si vosotros tendréis una amiga como mi Laurita (aunque por otro lado debo decir que es única e irrepetible)

Laura llama la atención nada mas verla, entre otras cosas porque es muy bruta y con una bocaza enorme, yo siempre le digo que es la Belén Esteban del barrio (no se me enfaden que a mi Belén Esteban debe de caerme muy bien por fuerza, porque mi Laurita es un clon suyo), cuando llega se la escucha desde el final de la calle porque ya viene dando voces a sus nenes (pobrecita, tiene dos bestias pardas). Un día hablando por teléfono con ella, cuando estábamos despidiéndonos me dice muy seria:

– Bueno neni, te dejo que voy a ver si meto a estos dos hijos de puta en el baño y me dejan en paz un rato.

Los dos hijos de puta son sus hijos, que tienen 6 y 2 años y la traen a la pobre por la calle de la amargura. A mi me dio la risa y estuve recordando y riéndome de la frase durante días.

Es un poco bruta y no tiene pelos en la lengua y podemos estar tranquilamente tomando unas cañas en el bar del barrio y ella estar contándome a voces que lo que realmente necesita es un follamigo, que lo que quiere es follar como loca y dejarse de relaciones, que para relaciones, las laborales. Mira que le digo que baje el tono de voz, pero con ella es imposible.

Tampoco es que sea muy discreta a la hora de vestir, es de las que gusta de pintarse como una puerta (aún es de las que usa pintalabios rojo pasión) y llevar lo más ajustado que pueda el pantalón vaquero. El único problema que tiene es que tiene lo que se denomina “tetas cebolla” es decir, esas que hacen llorar cuando las ves de lo pequeñas que son, siempre me está diciendo (a voces, claro) que le de una de las mías para que pueda ella repartírsela en las suyas. Un día nos hicimos una foto, megafantásticas y divinas de la muerte y al verla me dice:

– Bego por dios si desde el escote se me ven las bragas!!!

En fin, estas son las cosas de mi Laurita. Y aunque muchos la describirían como una “choni poligonera” (dícese de aquella persona del sexo femenino que habla con el argot de los barrios bajos y viste como si fuera de despedida de soltera hasta para comprar el pan) tiene un corazón tan grande que yo la quiero a rabiar, por lo maravillosa y comprensiva que es, aunque no hable de manera políticamente correcta y de cada cuatro palabras que use cinco sean palabrotas o palabras malsonantes.

Ya sabeis el dicho… El hábito no hace al monje, y nunca hay que prejuzgar a nadie por su apariencia física o su forma de expresarse.

Un beso a todas las Lauras de este mundo. Muaaaa

🙂

 
2 comentarios

Publicado por en agosto 26, 2012 en Mi modo de ver las cosas

 

El sexo

Creo que vuelvo a ser virgen…

Es cierto, el hímen ha debido de recrecerme, porque no lo uso y estoy convencida de que vuelvo a ser como las niñas inocentes, aunque sin la inocencia…

Hace tanto tiempo que no tengo relaciones sexuales que cuando llegue la ocasión se me va a haber olvidado y vamos a pasar la noche (o el día, o el rato…) entre: quítate de ahí, estate quieta  o suelta eso…

Nota mental: buscar información sobre la atrofia muscular en cierta parte del cuerpo 😉 (hay músculos que si no se usan se atrofian, es por pura tranquilidad)

Después de 19 años de relación (casi unilateral) con el galápago de mi ex, creo que estoy fuera de circulación en este sentido, aunque se que mis órganos internos funcionan correctamente porque tengo pruebas (dos hijos 🙂 ) tengo la sensación de que me he perdido bastante, si hubiera un curso de CCC por fascículos sería cojonudo y no tanta clase de guitarra, si estoy segura de que nadie a aprendido a tocarla, la ha comprado y la tiene colgada en la pared o al lado de la colección de vídeos (formato VHS) del curso de inglés de Follow me.

Mi ex siempre me ha acusado de infidelidades, joder tendría que haberle hecho caso y colgarme alguna medalla al valor, entonces habría hablado con propiedad y yo me habría llevado una alegría pal cuerpo, porque alegrías con él… pocas. Que yo le decía: pero vamos a ver chico, me quieres decir cuando me he ido con otro tío? como no sea en el rato que voy en el tren a trabajar ya me contarás, si entre la casa, los niños, el trabajo y tú.. que no me dejas ni a sol ni a sombra… y encima se enfadaba, jolín si tendría que estar orgulloso de ser el ÚNICO usuario de mi cuerpo, pues es que no estamos nunca contentos con nada, aquí está la prueba.

Creo que todas las mujeres en mi misma condición piensan como yo y que no lo dicen, eso sólo lo dicen los tíos, en nosotras queda feo… Vamos a ver, que alguien me explique por qué, porque nos han educado a ser comedidas? a no expresar que nosotras también tenemos el sexo en la cabeza? (no literalmente, entendedme, sería cuanto menos… asqueroso) pero seguro que más de una me lee y me da la razón. Que estamos hablando de una necesidad biológica, jolín, que la Nocilla ha ampliado sus fábricas en estos últimos años gracias únicamente a mi… (ya sabéis lo que dicen del chocolate…) Y si no es así, definitivamente estoy mutando y me estoy convirtiendo en hombre. Pero es que últimamente cuando salgo por ahí a tomarme algo vuelvo mala a casa, maaadredelamorhermoso, que comen los hombres de hoy? están todos cuadraos, y de tanto mirar se me va un ojo pa Cuenca y vuelvo bizca… y sola, aunque mi ex piense lo contrario.

Por cierto esto me recuerda uno de sus mensajitos de texto en el que, después de pedirme la columna del salón (esto es otra historia que merece ser contada aparte) me decía: (lo transcribo tal cual lo escribió)

-Ha si perdona y un juego de cama hantes de que se acueste otro, si lla las ha usado no las quiero, felices marchas (esto último de las marchas no lo entendí…)

Respuesta:

-Sabanas no voy a poder darte ninguna, porque uso una cada día, a veces dos, según me pille el cuerpo

Vamos hombre! ya me gustaría a mí “usar” una sabana cada día…

 

En fin, que con esto no quiero decir que esté desesperada, un poco preocupada por la posible afección muscular… Sí, pero visto lo visto y para evitar que se me atrofien más músculos del cuerpo, como el cerebro por ejemplo, he tomado la firme determinación de trabajarlo por partes, ahora me dedico al cerebro (que he oído en algún sitio que también es un músculo) para evitar malformaciones más que nada.

Nota al pié (esto queda muy culto…):

Os voy a poner la transcripción del mensaje de texto del galápago para que no haya malas interpretaciones, yo lo entiendo por la fuerza de la costumbre, pero quizá haya quien no lo entienda. Ahí va:
– Ah! sí perdona y un juego de cama antes de que se acueste otro. Si ya las han usado, no las quiero, felices marchas.

😉

 
 

Una tontá

Hoy estoy triste, preocupada… no quiero escribir nada y quiero escribir todo…
Mañana mejor…

 
4 comentarios

Publicado por en agosto 24, 2012 en Mi modo de ver las cosas